Argentina siempre tuvo y tiene un gran linaje de cantantes en lo que a Metal se refiere. Desde Beto Zamarbide, pasando por Claudio Oconnor, Adrián Barilari, Javier Barrozo y un largo y talentosísimo etcétera. Y sin lugar a dudas hay que sumar a esa lista de representantes del canto pesado nacional a Orlando Riveros. Que se hizo conocido en el ambiente de la mano del Tano Romano y sus giras aniversario, pero que rápidamente mostró las credenciales suficientes para ser considerado un nuevo referente dentro del Metal argentino. Con una historia de vida llena de resistencia y superación personal, nos contactamos y nos juntamos en Quilmes, en una invernal tarde de otoño (así como leen), para saber un poco más de sus proyectos musicales y de cómo convirtió un accidente horrible en una conexión más fuerte con la música.

image

Coco Cabrera: ¿Cómo está la actualidad de tus bandas, Orlando? Empecemos por Vértebra.

Orlando Riveros:”Con Vértebra venimos de tocar en el Teatro Vorterix con Children of Bodom y nos fue muy bien. Nos sorprendió la respuesta de la gente, ya que con la banda no tenemos nada editado todavía. Pero la gente se enganchó con nuestras canciones, se contagiaban con nuestra propuesta. Les gustó y eso nos dejó muy contentos.

C.C: Y más teniendo en cuenta lo que propone Vértebra, que es muy distinto a lo que la gente conoce de tu labor con el Tano Romano.

O.R:”Claro. En Vértebra practicamos un Thrash Metal técnico con orientación al Death Metal, algo mucho más agresivo que lo que vengo haciendo con Tano Romano. Pero a la gente que estuvo en la fecha de Children of Bodom les gustó y se engancharon con las canciones, a pesar de que no las conocían. Nosotros no tenemos nada grabado pero tenemos las canciones laburadas. Ya sabemos como sonar. Calculo que el disco dentro de cuatro o cinco meses ya debería salir”.  

C.C:¿Cómo te sentís cuando se presenta o se relaciona tanto a Vértebra como a Proyecto Enemigo como “La banda del cantante de Tano Romano”?

O.R:”Es algo que pasa. Yo no lo quiero evitar nunca porque es un orgullo para mí tocar con el Tano y los chicos de las bandas lo entienden porque es bueno para los grupos, porque se acerca bastante gente a vernos por eso. Yo me adapto a los requerimientos de las distintas bandas. Porque si bien con el Tano tocamos música de corte netamente Heavy, lo que hacemos con Vértebra es más extremo.  Es algo a lo que estoy acostumbrado, las bandas de las que formé parte siempre fueron tirando para el Thrash o Groove Metal, donde se utilizan ese tipo de voces. Y también porque en mis comienzos nunca tuve un equipo para mi voz en los ensayos. Onda “consola de 10 canales para ajustar la rever de la voz”, no… O conectaba el micrófono a un amplificador de guitarra o a la segunda entrada del amplificador de bajo. Y eso me llevó a tener que imprimirle mucha potencia al canto para poder escucharme. Eso en un principio condicionó mi modo de cantar pero no me quedé ahí. Siempre trato de aprender cosas  nuevas hasta el día de hoy incluso”.

C.C: Hablemos un poco ahora de Proyecto Enemigo.  

O.R: “Es la banda más antigua de las que formo parte. Tiene ya nueve años. Hacemos Thrash Metal. Pero tuvimos muchos problemas de formación. No dábamos “pie con bola” con los músicos para que tomasen la propuesta como propia y poder laburar seriamente. Nosotros seguimos peleándola desde hace mucho. Es más, el sábado 28 de mayo tocamos en un festival de Thrash Metal, en Florencio Varela. Proyecto Enemigo tiene dos demos pero nunca pudimos grabar en sí un disco. Si todo sigue bien, como venimos con ésta última formación, también, calculo que en cinco o seis meses podremos tener un disco en la calle. Aclarar que tanto ésta producción como la de Vértebra serán mucho más minimalistas, ya que no podemos encarar una a la altura de Tano Romano. Esto será más “under”, pero tendrán lo suyo (Risas)”. 

image

C.C: ¿Y el disco de Tano Romano, cómo anda?  Ya lanzaron un par de adelantos que se pueden escuchar en la web.

O.R:”Calculo que en julio ya estará el disco terminado. El Tano anda de gira por EE.UU con Malón ahora. Una banda que me encanta desde siempre. En el estudio ya está todo terminado. Creo que a mí solo me quedan por grabar dos canciones nada más, en Absolut Estudio. Tuvimos que parar de grabar porque tuve unas dificultades con las dos canciones que me faltan que calculo que lo haremos cuando regrese el Tano. Eddie (Walker, bajista) ya metió todas sus partes. Pablo (Hentsh, baterista) es un maestro. En muy poco tiempo grabó todas las partes de batería, es un baterista excepcional. Yo estuve en el estudio cuando Pablo grababa y es increíble. La verdad que eso te potencia, el decir “qué bueno poder tocar con estos músicos”. Todavía no tenemos sello, cuando esté todo terminado nos vamos a sentar y ver como resolvemos ese tema. Pero es bueno saber que ya hay sellos interesados. Porque para mí es un disco muy ecléctico, porque tienen canciones muy poderosas, netamente heavys. Hay otras más tirando al Rock Pesado y otras canciones que son más tranquilas. Yo no lo digo por ser parte de la banda, pero creo que la gente lo va a recibir bien. Es un disco muy variado, no va a dejar a nadie con las ganas. Hay para todos los gustos. No creo que nadie quede insatisfecho con el disco de Tano Romano”.

C.C:¿Cómo sobrellevaste el tema del accidente? Veo que has incorporado la recuperación a tu imagen de frontman, con el bastón y la calavera, por ejemplo.
O.R:”Fue un suceso desafortunado, tanto para mí como para mi familia. Tuve un accidente de moto, yo manejando. Me chocó un auto en el año 1998. Y estuve internado cuatro años en el Hospital Finochietto (Avellaneda). Y fue… fue difícil. Mejorar, desmejorar, complejo, traumatizante, la verdad que no se lo deseo a nadie. Muchos de mis compañeros de la unidad traumatológica del Finochietto fallecieron, lamentablemente. Y los médicos me los plantearon de frente: “Mirá, si vos no ponés de tu voluntad vas a quedar tirado como quedaron varios”. Tuvieron que ser así de bruscos conmigo. Cuando más tiempo estás internado más te empezás a tirar vos mismo para abajo, empieza a hacer mella en la cabeza.  Y bueno, pude tomar una bocanada de aire, por así decirlo y salir. Después estuve en silla de rueda y usando muletas durante bastante tiempo también. La familia siempre fue el apoyo fundamental para salir de ese pozo. Los amigos también. Y después la situación más difícil. Los médicos me dijeron “tenemos que amputar para poder seguir adelante, porque esto te está perjudicando”. Y bueno… tomé la decisión. Me armé de una prótesis y seguí  adelante. Y la música se volvió algo muy importante para mí. Tengo 39 años y desde los 14 que estoy en bandas. Y la música se terminó convirtiendo en mi salvación, lo podríamos decir…  

C.C: …Gracias, Orlando por tu tiempo. Todo el éxito para los discos que se vienen.

O.R:”Gracias a vos, Coco. Desde la primera ida con el Tano Romano a Villa María (provincia de Córdoba, año 2011) que nos conocemos. Y siempre hemos tenido un trato muy respetuoso. Te agradezco la chance de contar mis historias y los proyectos de las bandas de las que participo. Realmente se agradece”

image

Por: Coco Cabrera
Fotos: Coco Cabrera y Archivo Tano Romano banda.

COPYRIGHT – DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR.
 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s