Corrientes, calle con historia, con emblemas, con personajes únicos y teatros iluminados. Precisamente uno de ellos, que albergó tantos éxitos, el pasado 2 de Diciembre anotó uno más en su marquesina: nada más y nada menos que el del show de Willy Quiroga-Vox Dei y Manal Javier Martínez, dos iconos de nuestro Rock Nacional.

El evento, que se esperaba con ansias, se perfilaba como una catarata de emociones desde el minuto cero. Las dos bandas, con formación actual, conservan su esencia, y sumaron la  voz y la experiencia a lo largo de  50 años de historia vivida.

La cita era a las 21 horas, y el teatro de a poco se fue colmando de público de varias generaciones, los de ayer, los  de hoy y los de siempre. 21:30 el telón se corre y Willy Quiroga junto a el tremendo guitarrista Carlos Gardellini, y su hijo, el más que excelente batero Simón Quiroga, abren el fuego con una llamarada de canciones para el encanto, esas que forman parte del cancionero popular y acuñaron en sus letras, imagino, miles de vivencias en cada uno de los presentes. “Soltando mi lastre” puso play en la  púa y la gente comenzó su viaje, viaje que tuvo momentos de sonrisas y palabras de agradecimiento de un Willy Quiroga entero, integró en su voz y en su presencia, acompañado por una  banda sólida que incluyó además músicos invitados, el flaco Mariano (Rodríguez) en armónica, Maxi Ruffo en guitarra acústica y Alejandro Arias en teclados.

 Fueron pasando “A nadie le interesa si quedas atrás” “Ritmo y Blues con Armónica” “Loco, hacela callar”, “Extraña visita” y llegado el turno de “Tan sólo un hombre” Willy nos  dedicó la canción a  todas las mujeres. Ya a ésta altura el teatro estaba colmado de gente que coreaba las  canciones, arengaba a la banda y, se veía, disfrutaba cada vez más de la velada ¡y eso que recién comenzaba! “Génesis”, “Libros Sapienciales”, “Jeremías Pie de Plomo/El regreso del Dr. Jeckill” y “Es una nube no hay duda”se sumaron a un set plagado de ímpetu rockero del puro, de ese que aquel Vox Dei original nos supo regalar y que el viernes de hizo carne una vez más. Fluyó la adrenalina del Rock Clásico, ese que nació en los 60 y que aquí se recreó a la perfección. Luego del saludo final, hubo un bonus y, como no podía ser de otra manera, “El momento en que estás” retumbó en el ambiente y, estimo, alguna lágrima se habrá piantao por ahí.

 

 

Pasado éste hermoso primer momento de  la noche,  se venía el turno de Manal Javier Martínez quién junto a Marcelo Roascio ( ¡qué tremendo guitarrista tenemos por Dios! ) y el gran Clavito Actis, trajo consigo otro set para el deleite. “Informe de un día” abrió el repertorio de clásicos y nuevas canciones, y puedo decir que la elección fue más que acertada. Desde “Doña Laura”, “Una casa con diez pinos” hasta “Para ser un hombre más” el ritmo fue in crescendo y la platea pedía más. Llegó el turno así de una  hermosa canción dedicada a Norberto Napolitano, “Pappo Blues”, que hizo vibrar el corazón de emoción, un sentido y auténtico homenaje al Carpo. Luego de ello llegaría otro lujo con la aparición en escena de Vernon Neilly, eximio guitarrista norteamericano quien, aprovechando su estadía en Baires,  gustó compartir con la banda un tema  de los más clásicos como es precisamente “Corrientes”, momento para el recuerdo sin dudas.

La noche avanzaba, el público acompañaba, y el concierto seguía de la  mano de “Avellaneda Blues” “Jugo de tomate frío”, “Hoy todo anda bien”, canción que dió pie a un tono jocoso por parte de Javier en clara alusión al gobierno actual, “No hay tiempo de más” y cerrando el show “Quiero estar mejor”. Después de un breve intermezzo las dos bandas se unieron en un sexteto y ejecutaron cuatro canciones al unísono para ir cerrando el evento: “Ésta noche no parece ser igual”, la celebrada “Basta de boludos”, “No pibe” y la  coreada “Azúcar Amargo” ya para terminar. 

Sin dudas todo salió redondo, desde la puesta escena que incluyó juego de luces y fondos de colores, hasta el sonido impecable y la organización. Javier y Willy dieron rienda suelta a su verborragia y su sentido del humor, y se  dieron el lujo de deslizar también algunas palabras alusivas al momento que vivimos como sociedad, arengando por un país con más amor hacia el prójimo y hacia la patria, con más compromiso social y, por qué no, político. Pequeñas cosas que hacen a grandes artistas que siempre tuvieron cosas para decir y hoy más que nunca. 

Dos voces, mucha música, un sólo sentimiento: AMOR AL ROCK NACIONAL. 

¡SALUD, Y GRACIAS POR TODO!



Vídeos en vivo

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=528629017337262&id=291186637748169

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=528603794006451&id=291186637748169


Por: Susana Isabel (Crónica y fotos)

Agradezco enormemente a Alejandra Waisblat y producción por la invitación al evento.

©Derechos Reservados de Autor.
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

ESPACIO DE PUBLICIDAD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s