Son las 18:00hs de un típico sábado de junio en la ciudad de Buenos Aires. La humedad y las lluvias intermitentes presagian que la noche va a morir entre películas y delivery en casa. Sin embargo, en el 1752 de la calle Sarmiento, un grupo de jóvenes comienza a agruparse en las puertas de El Teatrito palpitando lo que será un gran encuentro para amantes del metal. Con el correr de los minutos el número de personas en la vereda aumenta, demostrando que el clima adverso no va a ser suficiente para amargarle la velada a nadie.

Y es que la propuesta es más que atractiva. Mandoble, una banda joven que viene abriéndose camino en la escena del metal continúa presentando su reciente disco debut. Los experimentados Ariadna Project son garantía de un show vibrante combinando elementos del heavy y del power metal. Pero el plato fuerte de la fecha lo dará Boudika que, con el lanzamiento de su última placa Chaos Theory, prometen dar un gran espectáculo lleno de sorpresas.
Pasadas las 19:00hs la sala abre sus puertas y el público entra en ambiente (cabe destacar que se ven remeras de las tres bandas protagonistas, lo cual habla bien de la comunión entre los distintos seguidores y el deseo de bancar cada presentación desde el principio) aunque no pasa mucho tiempo hasta que se corre el telón para dar paso a la primera banda de la noche.

Sale al escenario Mandoble tras una interesante introducción orquestal de fondo mientras uno a uno cada integrante va ocupando sus puestos. Llama la atención la soltura con que se mueven en escena estos jóvenes músicos. Si bien se aprecia la precisión al ejecutar sus instrumentos, dejan bien en claro que su espectáculo es fuertemente visual.
Musicalmente la banda combina elementos propios del metal clásico, predominan las voces líricas, los arreglos de cuerdas y otros instrumentos sonando de fondo, solos de guitarra mayormente melódicos y un bajo con mucha presencia en los arreglos. A lo largo de la presentación demuestran que pueden generar distintos tipos de climas: algunos densos, otros más enérgicos.
Desde abajo la devolución de los espectadores fue realmente cálida. Entre la ovación de quienes ya han asistido a shows anteriores y la mirada atenta de los nuevos oyentes de la banda.
Y así, entre covers y versiones con artistas invitados se retira Mandoble demostrando que juventud no siempre es sinónimo de inexperiencia.

A esta altura de la noche ya somos más las personas que copamos la sala de El Teatrito. Está claro que los próximos protagonistas, cuentan con un buen número de seguidores. Luego del breve impasse entre bandas vuelve a abrirse el telón, esta vez como apertura se proyectan distintas imágenes de un mundo caótico (tanques de guerra, protestas sociales y escenas de grandes manifestaciones siendo reprimidas).

Es el turno de Ariadna Project. Un público embravecido los recibe. Dese el comienzo su propuesta es clara: un mensaje contundente envuelto en poderosos riffs y virtuosos pasajes instrumentales propios de la época dorada del hard rock, el heavy y el power metal. Una combinación explosiva para los rockeros de la vieja escuela que asistimos esa noche.
Los Ariadna son una banda experimentada que se maneja con fluidez e interactúa constantemente con los espectadores. La respuesta desde abajo es enérgica, la gente se amontona cerca del escenario para apreciar de cerca los furiosos solos de guitarra.
Entre baladas épicas memorables y canciones que para sus seguidores ya son clásicos, la banda nos adelanta una canción de su próximo material (que tiene tal vez la mejor línea melódica entre las canciones de esta fecha) para luego anunciar el final del show en el cual ejecutan “Y las sombras quedarán atrás”.
Una lluvia de aplausos despide a Ariadna Project, el público espera encendido por el último espectáculo de la noche.

Sin hacerse esperar demasiado entra en escena Boudika, presentando su nuevo disco Chaos Theory. El comienzo es tremendamente demoledor con sus canciones Breathless Lulaby, Dark Side y Black Mirror. La banda de metal sinfónico suena realmente original con guitarras por momentos cercanas al trash metal, coros guturales, cortes instrumentales elaborados y una voz que puede alternar entre el canto lírico y el tradicional sin problemas.
Dejando claras sus influencias interpretan Bless the Child (Nightwish) llevándose una tremenda ovación de su público entre los cuáles se pueden ver varias remeras de la banda finlandesa. Llega el momento de subir la temperatura del encuentro. Cambios de afinación y guitarras de siete cuerdas para Another day under the rain, una nueva demostración de versatilidad en vivo.
Para Boudika este no era un show más, ellos querían que fuera un encuentro realmente memorable, por eso se dieron el privilegio de invitar varios artistas amigos y versionar una canción que sale un poco de su estilo, como Symphony of Destruction (Megadeath).
Lejos de bajar la intensidad, el final de la extensa lista viene cargada de canciones a todo volumen como I want my tears back, The Tides of Doubt y Wishmaster (Nightwish) para que sus seguidores vuelvan a estallar en aplausos.
Ese fue el final de una gran noche para Boudika, la banda de metal sinfónico que sin dudas tiene con qué seguir abriéndose camino dentro de la escena del metal nacional.

MIRÁ TODAS LAS FOTOS DEL SHOW ACÁ:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Federico Gallello.

Fotos: Eduardo Rivero para HRSR.

©Derechos Reservados de Autor.

Agradecemos a Paula Andersen/Darkphonic Productions por la invitación.


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s